6 pasos para no marearse a la hora de viajar

  • 27 julio 2015
  • Autor: Vida sana
  • Categoría: Vida sana
  • 1
6 pasos para no marearse a la hora de viajar

Para muchas personas, cualquier viaje en coche, avión o barco es sinónimo de “tortura”. En todos ellos, los episodios de mareos y sus consecuentes molestias están presente hasta que finaliza el trayecto.

El mareo que aparece en los viajes, también denominado cinetosis, se define como la aparición de náuseas, vómitos y síntomas producidos por la aceleración y desaceleración lineal y angular de una manera repetida. Su detonante principal  no es otro que la estimulación excesiva del aparato vestibular por el movimiento. El cerebro siente el movimiento a través de las señales provenientes del oído interno, los ojos, los músculos y las articulaciones. Cuando recibe señales que no coinciden, puede surgir el mareo por movimiento.

Entre los principales síntomas, destacan las náuseas y vómitos cíclicos, por lo que el paciente se encuentra débil y es incapaz de concentrarse. Si se prolongan en el tiempo, puede provocar hipotensión arterial, deshidratación, inanición y depresión. y, en el caso de pacientes con otras enfermedades puede suponer una complicación grave. También destaca el exceso de bostezos, hiperventilación, salivación, palidez, sudación fría abundante y somnolencia. Las personas más sensibles pueden presentar también aerofagia, vértigo, cefalea, malestar general y fatiga.

Con la exposición prolongada al movimiento, el paciente se puede adaptar y recuperar el bienestar. No obstante, los síntomas pueden volver a aparecer si aumenta el movimiento o se reanuda tras una parada breve.

En cuanto a su tratamiento, según los especialista de la Clínica Universidad de Navarra, podemos reducir los síntomas tomando preventivamente un fármaco que deprima la reactividad del laberinto.

  • En el caso de los adultos: 2 horas antes del viaje 30 mg. de cinarizina (10 gotas de Stugeron®), que pueden repetirse cada 8 horas, o 50-100 mg. de dimenhidrinato (1 ó 2 comprimidos de Biodramina®), que pueden repetirse cada 6 u 8 horas, o 6,5 mg. de tietilperazina (1 comprimido de Torecan®), repetibles a las 12 horas si persisten los síntomas. Si las náuseas son muy molestas puede añadirse a la prevención o al tratamiento 1 mg. de cleboprida (10 cc. de Cleboril®) o 10-20 mg. de metoclopramida ( 1 ó 2 comprimidos o 10-20 cc. de Primperan®). Todos ellos provocan somnolencia, por lo que deben evitar su uso los conductores y no debe consumirse alcohol. Los pacientes con adenoma de próstata, glaucoma en ángulo cerrado, enfermedades obstructivas intestinales o urinarias o trastornos del ritmo cardíaco, deben abstenerse de tomar estos medicamentos ya que resultam contraproducentes para su salud
  • En el caso de los niños: debe reducirse proporcionalmente la dosis (consultar prospecto) y no se aconseja el uso de tietilperazina.

Ante todo, las prevención es el mejor medio para asegurar el bienestar durante los trayectos que realicemos. Si queremos evitar marearnos, debemos seguir estos 6 pasos:

  • Antes del viaje: si necesita comer algo, que sea ligero evitando grasa y fritos. Es mejor comer varias veces durante el viaje y en pequeñas cantidades; siempre con el vehículo parado que además ayuda a prevenir distracciones o el cansancio del viaje.
  • En los viajes en los que es posible (barco, avión): sitúese en la zona de menos movimiento. En el avión, el pasillo a la altura de las alas y en el barco en el medio más que a popa o proa. En el coche esto no es fácil por lo que es recomendable ir en el asiento de adelante.
  • Viaje manteniendo la mirada en el sentido de desplazamiento: evitar en los autobuses y trenes los asientos que van mirando en dirección contraria. Durante el desplazamiento en coche o barco le ayudará mirar a lo lejos, al horizonte y, en un avión por la ventanilla.
  • Evite leer en cualquier soporte (papel, digital) o consultar mapas.
  • Respirar aire fresco: dejando circular el aire por las ventanas del coche o abrir el aire acondicionado en el autobús o avión.
  • Respecto a la medicación: tanto el dimenhidrato como la escopolamina son de gran ayuda. Hay que tener en cuenta que no se deben tomar sin la prescripción y consejo de su médico pues tienen ciertos efectos secundarios o pueden producir reacciones adversas muy serias en su salud. Siempre producen somnolencia y esto puede ser un problema durante el viaje o al finalizarlo. El efecto más intenso ocurre unas horas después de su ingesta motivo por lo que es preciso tomarlo con antelación suficiente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014