9 indicios de que tu hija puede tener bulimia

9 indicios de que tu hija puede tener bulimia

La persona que padece bulimia nerviosa, independientemente de su imagen o físico, presenta miedo irracional a engordar y sentimientos permanentes de insatisfacción corporal, no es capaz de controlar sus impulsos con la comida y no puede resistir el deseo de realizar un atracón. Se trata de un trastorno de la alimentación caracterizado por episodios reiterados de ingesta compulsiva de excesiva cantidad de alimentos en poco tiempo con el fin de calmar un estado de ansiedad.

Existen algunos indicios que pueden alertar sobre la bulimia y que sirven para detectar un patrón de conducta alimentaria problemático. La especialista en Psiquiatría de la Clínica Universidad de Navarra, la doctora Pilar de Castro, nos destaca 9 síntomas:

1. Restringir crecientemente alimentos grasos o con altos contenidos en hidratos de carbono.

2. Tendencia a prolongar el tiempo dedicado a comer hasta quedarse sola y deshacerse con facilidad de la comida.

3. No reposar tras las comidas, realizar ejercicios exagerados, largas caminatas o carreras y control excesivo de las calorías y del peso.

4. Ir al baño tras la comida y provocarse el vómito que generalmente enmascaran con ruido para disimular.

5. El vómito reiterado agranda las glándulas parotídeas y muestra una cara redondeada, la piel del rostro sufre irritación por la acidez del vómito.

6. Cambios de carácter: retraimiento, irritabilidad, apatía. Baja autoestima.

7. Búsqueda constante de información sobre dietas, recetas de cocina y nutrición.

8. Suelen huir o desaparecer de situaciones que le generan estrés (discusiones, comentarios críticos…) y acumular la tensión durante el día. Tras esos momentos de tensión y por la tarde-noche, cuando la capacidad de aguante de la tensión claudica, se acentúa la necesidad imperiosa del atracón.

9. Pérdida de peso significativa no reconocida, excusada o minimizada.

Si ha detectado alguno de estos síntomas en algún hijo o conocido, acuda al especialista para que les ayude. Recuerde que un diagnóstico precoz puede hacer que el tratamiento sea más efectivo para el paciente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014