Una boda solidaria tras superar el cáncer

  • 12 mayo 2017
  • Autor: Dr. Mikel San Julián
  • Categoría: Actualidad
  • 1
Una boda solidaria tras superar el cáncer

Ana Belén G. nos cuenta su historia de superación del cáncer al día siguiente de regresar de su viaje de novios por la Toscana. “Ha sido maravilloso, alquilamos un coche y recorrimos toda la zona”. Del cáncer, ni una palabra. Y es que ya han pasado dos años desde que el doctor Rafael Martínez Monge, codirector del Departamento de Oncología de la Clínica Universidad de Navarra le dijo que “estaba todo perfecto”.

Pero “el viaje” de Ana Belén hasta su curación comienza en 2013, justo antes de la despedida de soltera de su hermana, en Granada, su ciudad natal. Ese día le operan pensando que sufría cáncer de piel, pero “vieron que lo que tenía era un sarcoma en el brazo derecho”. La única opción que le proponían era amputar el brazo. Tenía 32 años. Su hermana, rápidamente, canceló la celebración.

En busca de una alternativa, la joven granadina acudió a la Clínica Universidad de Navarra, donde el doctor Mikel San Julián, responsable del Área de tumores musculoesqueléticos, le aseguró que no iba a ser necesaria la amputación. “Me operó de nuevo para limpiar la zona afectada de tejido tumoral. Y, en la misma operación, me colocaron los cables para la braquiterapia, en concreto, en el bíceps del brazo derecho”. Tras 6 sesiones de braquiterapia (radioterapia directa en el tumor) administradas en tan solo 3 días, pudo volver a Granada y asistir a la boda de su hermana. No necesitaron amputarle el brazo.

El tratamiento siguió con unas 30 sesiones de quimioterapia en Granada y en febrero de 2014, cinco meses después de la operación, el doctor Martínez Monge le comunicó que “estaba todo perfecto”.  El alta definitiva la recibe en mayo de 2016, el mismo día en el que operan a su padre, también de cáncer, en la Clínica Universidad de Navarra.

Tarjetas solidarias contra el cáncer

Con un buen pronóstico tanto para ella como para su padre, Ana Belén asiste al día más feliz de su vida: su boda con Miguel el 25 de febrero de 2017. La sensibilización del matrimonio por el cáncer les llevó a llevar a cabo una iniciativa solidaria en su propia boda: “En vez de comprar un regalito a cada invitado, como suele ser habitual en las bodas, hemos hecho una donación a la Clínica Universidad de Navarra y a la Asociación Española contra el Cáncer de Granada por lo muchísimo que nos ha ayudado en este tiempo”.

De esta manera, cada invitado recibió una tarjeta con este sorprendente mensaje: “Queridos amigos y familiares: hemos querido que el recuerdo de nuestra boda fuera diferente y solidario. Por eso, en lugar de entregaros un detalle que termine olvidado en un cajón o una papelera, hemos preferido gastar el dinero en algo realmente útil, haciendo una donación para la investigación contra el cáncer. Muchas gracias”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014