Bebidas isotónicas, recuperación para el deportista

Bebidas isotónicas, recuperación para el deportista

Las bebidas deportivas o isotónicas son un buen aliado del deportista -sin importar su nivel de rendimiento- durante esfuerzos prolongados en un clima caluroso. Se componen principalmente de carbohidratos y sales minerales.

La European Food Safety Authority (órgano europeo que regula las alegaciones atribuibles a los alimentos y suplementos nutricionales) ha aceptado dos alegaciones para las bebidas deportivas: que hidratan mejor que el agua y que ayudan a mantener el rendimiento en atletas que realizan esfuerzos de resistencia. Estas dos alegaciones no son aplicables a la gente corriente que va al gimnasio o a los niños que juegan al fútbol.

Tanto para el American College of Sports Medicine como para la European Food and Safety Authority hay suficiente evidencia científica para justificar el uso de las bebidas deportivas con el fin de mejorar el rendimiento deportivo en aquellos esfuerzos que duren más de una hora, pero no parece estar justificado su uso en cualquier persona que haga deporte.

Durante un entrenamiento, e incluso en el transcurso de una competición deportiva en un ambiente caluroso y húmedo que dure menos de una hora, es suficiente con mantener una adecuada hidratación, lo que se consigue bebiendo agua antes, durante y después del ejercicio.

No obstante, con el fin de evitar la temida “pájara” causada por la hipoglucemia (descenso de los niveles de glucosa en sangre) y la disminución del rendimiento, siempre que se hace ejercicio físico se puede recurrir a las bebidas isotónicas. Cuando el ejercicio es intenso y duradero o se practica en un ambiente caluroso con abundante pérdida de sudor, el cuerpo pierde agua y electrolitos y disminuyen el azúcar en sangre y el glucógeno.

Lo que debe quedar claro es que, como cualquier otro suplemento nutricional, tienen sus indicaciones y su posología. No son una bebida más. Y no deben tomarse como refresco fuera del entorno deportivo, creyendo que por estar relacionadas con el deporte son un producto que ayuda a cuidar nuestra salud, ya que su contenido en sales y azúcares es muy alto. En este sentido, para los niños en general tampoco parece recomendable darles este tipo de bebida como refresco en lugar del agua o de zumos naturales.



2 Comments

  • muy interesante! felicidades!

    Un saludo

  • Me ha gustado el detalle que marcas al final, está bien hidratarse con este tipo de bebidas destinadas para lo que son, mientras hacemos deporte. Pero no como sustitutivo del agua normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014