Estoy embarazada: ¿qué deporte puedo practicar?

Estoy embarazada: ¿qué deporte puedo practicar?

Muchas mujeres se preguntan si pueden hacer deporte durante el embarazo. El ejercicio físico practicado de forma regular, incluso en el periodo de gestación, aporta múltiples beneficios ya que mantiene el buen tono muscular, controla la ganancia de peso, produce bienestar emocional y mejora el descanso nocturno. Casi todos los ejercicios, salvo los de contacto, se pueden practicar durante el embarazo, únicamente habrá que adaptarse al más adecuado a medida que avanza la gestación.

Además, el deporte mejora la tensión arterial y los niveles de glucosa, lo que protege frente a la diabetes gestacional. Disminuye las molestias digestivas y el estreñimiento, reduce la ansiedad y ayuda a dormir mejor.

En general, no es necesario que la mujer embarazada limite el deporte, siempre que no se fatigue excesivamente ni corra el riesgo de lesionarse o de dañar al feto. La doctora Begoña Olartecoechea, del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra intenta resolver algunas dudas en relación al deporte durante el embarazo:

  • Hay ejercicios que están adaptados para embarazas y que son muy recomendables si se practican de forma suave y con control profesional, como el yoga, pilates, taichí, estiramientos o natación para embarazadas. A las mujeres que no hacen ejercicio de forma habitual se les suele recomendar algunos de estos deportes durante la gestación para mejorar su salud.
  • El ciclismo, la equitación o el esquí pueden practicarse al principio del embarazo, pero no están recomendados en el segundo y tercer trimestre del embarazo porque pueden implicar caídas con golpes en el abdomen.
  • Los ejercicios que suponen impacto del peso del feto en el suelo pélvico se deben evitar en el último trimestre, cuando este pesa más, por ejemplo, aerobic, zumba, footing o tenis.
  • La natación es un ejercicio excelente para aquellas mujeres que no realizaban ninguna actividad física antes del embarazo, ya que utiliza grupos musculares muy diferentes, mientras que el peso del cuerpo es sustentado por el agua. Puede practicarse en aguas tranquilas, no muy frías y sin oleaje (hasta el octavo mes, aproximadamente).
  • Otra idea para mujeres que no realizan una gran actividad física: caminar media hora al día en terreno llano, al aire libre y sin un esfuerzo excesivo.
  • Aquellas chicas que tengan alguna enfermedad cardíaca o que vean disminuida significativamente su capacidad de practicar deporte deben, igualmente, limitar la actividad durante la gestación.
  • Hay que rechazar las competiciones deportivas y todos los deportes que supongan un esfuerzo violento, como el tenis, equitación, remo, etc. Están contraindicados el alpinismo, el automovilismo deportivo, el deporte de contacto, el esquí alpino, el esquí náutico y el submarinismo (evitando aquellos que se practiquen en condiciones de poco oxígeno).
  • El ejercicio regular al comienzo del embarazo, de manera pausada, no ha demostrado mayor riesgo de aborto.

 

deporteembarazo

Descargar infográfico sobre embarazo y deporte

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014