Ictus: ¿cómo identificarlo?

Ictus: ¿cómo identificarlo?

Puede resultar sorprendente, pero las enfermedades cerebrovasculares provocan más discapacidad y muertes prematuras que la enfermedad de Alzheimer y los accidentes de tráfico juntos. Una de las más comunes es el ictusaccidente cerebrovascular, un trastorno de la circulación cerebral que puede provocar la muerte inmediata o la incapacidad permanente del adulto si no se interviene a tiempo.

Según los últimos datos, en España se produce un caso de ictus cada 6-7 minutos, del los cuales el 85% son infartos cerebrales y el 15% restante son hemorragias o derrames cerebrales. De los 120.0000-125.000 ciudadanos afectados por esta enfermedad al año, 80.000 personas fallecen o quedan con discapacidad.

El especialista en Neurología de la Clínica Universidad de Navarra, Eduardo Martínez Villa, galardonado recientemente con el premio científico Ictus 2014 de la Sociedad Española de Neurología (SEN), considera vital actuar de manera inmediata. “Si el paciente acude a urgencias en las 3 o 4 primeras horas tras sufrir el ictus, habrá más posibilidades de que las secuelas sean mínimas o incluso inexistentes. La actuación rápida hace que se aproveche mejor la neuroplasticidad del cerebro, lo que hace más fácil recuperar las funciones cerebrales afectadas. Aún hoy día, muchos pacientes acuden al hospital cuando ya es demasiado tarde”, apunta el especialista.

En este sentido, una de las dianas para el éxito en la atención del ictus es la rapidez con la que se detectan sus síntomas iniciales y se contacta con el sistema de emergencias (o61/112). Destacan tres síntomas principales. Aunque estos desaparezcan espontáneamente, no pierden su valor, sino que refuerzan el diagnóstico:

  • Pérdida de fuerza de la cara, brazo y /o pierna de un lado del cuerpo
  • Sensación de “acorchamiento u hormiguillo” de la cara, brazo  y / o pierna de un lado del cuerpo
  • Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio e incapacidad para caminar

Aproximadamente un 30% de los pacientes pueden tener síntomas previos, de aviso, de escasa duración, llamados “ataques isquémicos transitorios”. Es importante la identificación de estos, ya que su tratamiento puede evitar un infarto cerebral posterior. Entre ellos destaca:

  • Dolor de cabeza de inicio súbito (diferente al dolor de cabeza habitual
  • Pérdida súbita de visión parcial  o total, en uno o ambos ojos
  • Alteración repentina del habla

infográfico ictus

En cuanto al tratamiento del ictus, en los hospitales españoles existe el llamado “Código Ictus” de implantación obligada en cuanto llega un caso a urgencias. Este sistema está diseñado con el fin de lograr una rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes a los servicios de urgencias. “La trombólisis intravenosa es junto con el tratamiento dentro de una Unidad de ictus, con buena coordinación entre especialistas, la medida más eficaz para mejorar el pronóstico del ictus”, asegura el especialista galardonado.

Actualmente, menos del 10% de los pacientes con ictus llega a recibir estos tratamientos y del total, son muchos los que no pueden recibir este tratamiento y solo pueden ser tratados con terapias más agresivas. A estas formas se las conoce como rescate agudo o tratamiento endovascular y son tratamientos intervencionistas mediante navegación intravascular. En este caso caben varias posibilidades: por un lado la aplicación de fármacos que disuelven los trombos o bien elementos mecánicos con la capacidad de extraerlos.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014