Quiero hacer deporte: ¿por dónde empiezo?

Quiero hacer deporte: ¿por dónde empiezo?

Que el deporte es bueno para la salud nadie lo duda. Y que es el propósito más escuchado cada 1 de enero tampoco: “este año, de verdad, voy a hacer ejercicio y me voy a apuntar al gimnasio”. Pero a medida que pasan los meses esa promesa se va diluyendo. Lo más importante, indican los expertos, es plantearse qué tipo de entrenamiento queremos realizar, a qué punto vamos a llegar y si es el más adecuado para nuestra edad, características y estilo de vida.

La proliferación de gimnasios, de carriles bici y de zonas habilitadas para correr facilita la decisión. Y así, muchos deciden apuntarse a competiciones y a maratones, lanzándose a una nueva aventura. Pero “hay muchas personas que ni siquiera obtienen beneficios cuando hacen deporte porque lo que están haciendo es dañino para su salud”, asegura el Dr. Calabuig, cardiólogo de la Clínica Universidad de Navarra.

comillasLos cardiólogos queremos que las personas hagan deporte porque es muy recomendable, pero el ejercicio mal hecho, sin control médico y sin los conocimientos necesarios, puede ser muy perjudicial a largo plazo”, añade.

Todas aquellas personas que practiquen deporte “deberían hacerse un chequeo deportivo para conocer su situación, analizar riesgos, descartar enfermedades, como patologías coronarias, y establecer un entrenamiento individual para obtener el máximo rendimiento deportivo, indica el Dr. Calabuig.

Los profesionales del Área de Medicina Deportiva de la Clínica valoran diariamente a todo tipo de deportistas, desde los que se inician hasta los deportistas de élite. El chequeo médico deportivo está dirigido a las personas que hagan deporte de manera regular, tanto profesionales para mejorar el rendimiento con seguridad, como niños, para diseñar una actividad deportiva que no afecte a su crecimiento, personas que empiezan a practicar deporte, para que puedan hacerlo de manera saludable, o enfermos crónicos (por ejemplos obesos) para evitar riesgos. Se les informa de su situación real y los parámetros que deben trabajar para mejorar.

La valoración médica deportiva incluye una prueba de esfuerzo cardiopulmonar con análisis de gases, para determinar el estado de forma y el rango óptimo de frecuencia cardiaca para el entrenamiento; un electrocardiograma para descartar arritmias y otras alteraciones cardiacas (en caso de detectarse alteraciones, se incluye la consulta con un cardiólogo de la Clínica), análisis de la pisada, para cuantificar las presiones en la superficie del pie y determinar si existe sobrecarga en alguna zona del mismo, así como recomendaciones del nivel y tipo de trabajo aeróbico para una práctica deportiva segura, con el objetivo de retrasar la aparición del umbral anaeróbico y lograr por lo tanto un mejor rendimiento deportivo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014