3 claves para entender la lesión de Bojan Krkic (rotura del ligamento cruzado anterior)

3 claves para entender la lesión de Bojan Krkic (rotura del ligamento cruzado anterior)

1) ¿Por qué se produce la rotura del ligamento cruzado anterior?

La rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las lesiones más temidas a las que se enfrenta el deportista profesional, que se suele producir con una torsión de la rodilla mientras el pie permanece fijo. Es más frecuente en deportes con giros y cambios de dirección o en actividades de contacto, como el fútbol, el esquí o las artes marciales.

La rotura del LCA afecta a la cinemática de la rodilla produciendo episodios de inestabilidad que inhabilitan para la práctica deportiva de nivel.

2) ¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento conservador es una opción válida en personas que no realizan gran actividad y permite la realización de una vida cotidiana con normalidad. En personas jóvenes, activas y deportistas habituales, el tratamiento quirúrgico mediante reconstrucción por cirugía artroscópica, ya sea con tendones del propio paciente (autoinjerto) o de donante (aloinjertos), es la solución definitiva. En determinados casos dónde el diagnóstico es precoz puede plantearse la sutura del propio ligamento cruzado.

3) ¿Cúanto tardará en recuperarse?

En los últimos años se han producido avances y mejoras en las técnicas de fijación del nuevo ligamento y en el entendimiento de la mecánica del mismo, si bien el periodo de rehabilitación sigue siendo fundamental para una temprana recuperación. Esta reincorporación plena a las actividades y deportes mencionados no debe producirse antes de los seis meses en lo mejores casos, tiempo requerido por el nuevo ligamento para adquirir la madurez y propiedades mecánicas similares al original.

En la actualidad diversos estudios están valorando la aplicación de terapias biológicas (factores de crecimiento, células mesenquimales), con la intención de acortar los plazos de recuperación, con resultados preliminares prometedores.

Una vez realizado el proceso de rehabilitación adecuado, el deportista puede volver a competir con el mismo nivel de intensidad en más del 90% de los casos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014