Tecnoestrés: cómo reconocer si eres adicto a las tecnologías

  • 4 marzo 2015
  • Autor: Dr. Fernando Sarráis
  • Categoría: Salud Mental
  • 5
Tecnoestrés: cómo reconocer si eres adicto a las tecnologías

A medida que avanza el mundo de las tecnologías, parece casi imposible aburrirse en la parada del metro o en la consulta del dentista. Con un simple deslizamiento de dedo, desde nuestro móvil somos capaces de actualizar la bandeja de emails, mirar si nos han escrito por WhatsApp o ver las últimas fotos de nuestros amigos en Facebook… ¿Quién no se ha dejado llevar alguna vez por este impulso?

La pantalla de nuestro móvil parece requerir constántemente nuestra atención y nosotros obedecemos de forma inmediata, sin llegarnos a plantearnos su verdadera necesidad. Puede pueda parecer sorprendente,pero este “ritual tecnológico” que realizamos de forma involuntaria está empezando a pasar factura a nuestra salud. Aunque sólo miremos el móvil dos o tres veces al día, estos movimientos ya son síntoma de una enfermedad que afecta a millones de niños y adultos: el tecnoestrés.

Esta nueva patología surge como respuesta a la sobreexposición tecnológica que estamos sufriendo en la era digital. Aunque exista desde hace años, la gratuidad de los contenidos y el fácil acceso la han agravado notablemente.

Su verdadero origen se remonta a la década en la que aparecieron los primeros móviles y el estrés, que suponía aprender a utilizarlos por parte de la sociedad. Aunque aún quedan algunos con este tipo de estrés, esta patología se genera en la actualidad por la necesidad de estar todo el día conectado. Por esta y otras causas, existen también otras patologías derivadas como son la tecnoansiedad, la tecnofatiga y la tecnoadicción.

Desde cuentas de redes sociales, emails del trabajo o mensajería instantánea como WhatsApp. Todo ello nos obliga a sentir la necesidad de responder y actualizar de forma constante nuestros dispositivos móviles o tablets. La tensión que nos provoca tener que estar al día en todos estos canales y las consecuencias de estarlo hace que desarrollemos tecnoestrés.

De esta manera, nos convertimos en individuos con prisa, sin tiempo para reflexionar en una especie de estado denominado “borrachera de activismo”. Se tiene la sensación de que quedarse atrás es perder, lo que genera una “hipertrofia de los ganadores”: siempre hay que estar al tanto de la última hora para no rezagarse. Y esto no es cierto ni es real.

Si no sabemos identificar el tecnoestrés a tiempo y no conocemos las pautas para prevenirlo, podemos acabar desarrollando enfermedades más graves como depresiónPor este motivo, para poder remediarlo a tiempo, el especialista en Psiquiatría de la Clínica Universidad de Navarra, el doctor Fernando Sarráis nos señala algunas pautas:

Síntomas del tecnoestrés:

  • Falta de sueño: el enganche a internet que sufre mucha gente suele manifestarse sobre todo por la noche. Durante esta franja horaria, las series, juegos y otras ofertas de entretenimiento ocupan un espacio destacado en nuestra atención, por lo que restamos horas de descanso. Esta falta de sueño se convierte en una fuente de nervios y de estrés.
  • Problemas de responsabilidad: se suele tener la sensación de haber pospuesto las obligaciones diarias por contestar correos electrónicos, realizar búsquedas en internet o actualizar redes sociales.

Cómo prevenirlo: Autocontrol

Nuestra educación no se basa en el razonamiento para ver cuál es la forma más adecuada de vivir, sino en el consumo y en los hábitos de compra. Nos encontramos ante una tentación permanente, del mismo modo que si nos encontrásemos ante un buffet libre, en el que el riesgo está en coger más de lo que debes.

La única forma de salir de este círculo en el que muchos han entrado es con disciplina: tenemos que tener más higiene mental y enseñar a la gente a autoconotrolarse a la a hora de usar las nuevas tecnologías.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014