Ensayos clínicos: investigación más allá del coronavirus

  • 21 mayo 2020
  • Autor: Dr. Felipe Prósper
  • Categoría: Actualidad
  • 2
Ensayos clínicos: investigación más allá del coronavirus

Casi a diario conocemos un nuevo avance científico contra la COVID-19. En concreto, hace unos días supimos que España es el tercer país del mundo con más ensayos clínicos dirigidos a tratar esta enfermedad causada por el SARS CoV-2. Esta buena noticia nos recuerda que, más allá de estos estudios, nuestro país también es referencia internacional en la investigación biomédica. Según la Organización Mundial de la Salud, el 30% de los ensayos clínicos a nivel mundial se desarrollan en Europa, siendo España el cuarto país con más estudios en desarrollo.

Si acudimos a los datos registrados en Clinicaltrials.gov, de los 13.609 ensayos clínicos que se desarrollan en nuestro país, más del 64% buscan alternativas de tratamiento para al cáncer, frente al 0’8% de investigaciones relacionadas con el coronavirus.

Ciertamente, el nuevo coronavirus ha puesto nuestro mundo ‘patas arriba’, pero el cáncer sigue siendo hoy en día la patología con mayor letalidad. Cada año diagnosticamos 300.000 nuevos casos y un 30% de estos pacientes no consigue superar la enfermedad. Esta cifra sólo podremos mejorarla con investigación y los ensayos clínicos son la única formar eficaz de llevar los avances terapéuticos hasta los pacientes de la forma más segura y rápida”, señala el Dr. Felipe Prósper, director del  Área de Terapia Celular  y co-director del Servicio de Hematología y Hemoterapia de la Clínica. Ayer celebramos el Día Internacional del Ensayo Clínico, una fecha para reflexionar sobre su crucial importancia y crear conciencia sobre su necesidad.

Un ensayo clínico es un tipo de investigación biomédica que busca comprobar la eficacia y la seguridad para la salud de nuevas terapias y medicamentos. Para muchos pacientes, cuya enfermedad no responde a los tratamientos actuales, son sinónimo de esperanza ya que les permite acceder a otras alternativas existentes en el campo de la biomedicina, pero que aún no han pasado por todos los procesos requeridos para su comercialización y, por tanto, no están al alcance de la sociedad.

Esta posibilidad les permite beneficiarse de revolucionarios fármacos y de las terapias más avanzadas que pueden contribuir significativamente a una posible mejora de su enfermedad, aumento de su supervivencia y de su calidad de vida. “Para poner en marcha un ensayo clínico se debe cumplir con una estricta regulación que protege la seguridad de los pacientes y de sus médicos. El cuidadoso diseño de sus protocolos, a su vez, está en constante revisión y evaluación para mantener el principio de seguridad del paciente y certificar el rigor de los resultados científicos”, señala el especialista.

A este respecto, en el último año la Clínica ha aumentado en un 20% sus ensayos clínicos. Actualmente, en sus 381 estudios activos participan 1.625 pacientes. Cuatro de estas investigaciones están dirigidas a encontrar un tratamiento eficaz para el COVID-19 y sigue investigando para proponer nuevos proyectos. Sin embargo, el estandarte de investigación de la Clínica está en la Onco-hematología, con el 72% de sus ensayos clínicos dirigidos comprobar la eficacia de nuevos fármacos o tratamientos, especialmente basados en inmunoterapia y terapias avanzadas, como el uso de células CAR-T.

“Desafortunadamente, en ocasiones, y en especial en el campo de las terapias avanzadas, vemos la proliferación de propuestas de tratamientos que no han sido contrastados por la realización de ensayos clínicos. Estas iniciativas comprometen la seguridad del paciente e, incluso, frenan el avance biomédico ya que, al poner en cuestión la validez y rigor científicos, pueden llegar a impedir que médicos e investigadores demuestren la eficacia de potenciales terapias”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014