La soja, una alternativa con propiedades

La soja, una alternativa con propiedades

Desde la pasada década, los productos ecológicos y veganos han cobrado especial protagonismo en nuestra sociedad. Por lo general, alimentos como la soja se han incorporado a nuestra dieta diaria. Pero, según explica Virginia Santesteban, nutricionista del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra, los productos derivados de la soja se han consumido desde siempre. La soja pertenece a la familia de las tradicionales legumbres (lentejas, garbanzos, alubias) y su cultivo como semilla oleaginosa es uno de los más distribuidos del mundo.

La soja aporta una cantidad de proteínas importante y, según los análisis realizados por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), esta proteína se considera de mayor calidad que la de otros alimentos vegetales, al ser similar a la proteína animal. “Además, ha demostrado tener un efecto reductor de los niveles de LDL-colesterol (el colesterol malo) importante, en torno a un 4-6%”, asegura la nutricionista de la Clínica Universidad de Navarra. Su contenido graso está conformado especialmente por ácidos grasos poliinsaturados, relacionados con la protección frente a enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, contiene calcio y hierro, y su absorción por nuestro organismo, según los últimos estudios analizados, es similar a la del calcio de la leche de vaca. “En nuestras consultas observamos muchos pacientes que están sustituyendo la leche de vaca por la bebida de soja. Sin embargo, nosotros siempre recomendamos la leche de vaca y, en el caso de intolerancia a la lactosa, es mejor tomar leche sin lactosa antes que bebidas de soja”, explica. La práctica totalidad de estas bebidas llevan fructosa añadida, un azúcar simple que consumido en exceso se relaciona con un aumento de triglicéridos en sangre.

Pero, ¿la soja debería sustituir a la carne? La especialista asegura que podemos incluirla en la dieta al igual que otros alimentos saludables. “Puede ser positivo incorporarla, como digo, en sustitución al exceso de carnes que tomamos, pero nunca recomendaría sustituirla totalmente, todos los alimentos son necesarios y tienen funciones beneficiosas, por lo que mi recomendación es tomarla dentro de nuestra dieta mediterránea habitual, como un vegetal”, explica.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014