Menisco: ¿es mejor la sutura o la meniscectomía?

Menisco: ¿es mejor la sutura o la meniscectomía?

Cada vez más personas se conciencian de la importancia de cuidarse y practicar deporte de forma habitual. Sin embargo, la parte negativa es que este aumento del ejercicio físico conlleva un aumento de lesiones, sobre todo, en la rodilla. “Algunas muy frecuentes son la rotura del ligamento cruzado anterior y la lesión de menisco, afecciones asociadas en el 75% de los casos. Es decir, lo más frecuente es que si una persona se lesiona esta zona, presente ambas dolencias a la vez”, indica el Dr. Javier Tejada, especialista en Traumatología Deportiva (Adulto, Adolescente y Pediátrica) del Campus de Madrid de la Clínica Universidad de Navarra.

El menisco es una estructura cartilaginosa que se encuentra dentro de la articulación de la rodilla, situada entre la tibia y el fémur. Pero, ¿cómo sé si tengo una lesión en el menisco u otra? En el caso del menisco, además de inflamación en la rodilla, conlleva dolor y chasquidos en la articulación al realizar ciertos movimientos.

“Es fundamental saber que el menisco se puede romper por dos motivos: por un mal movimiento, típico de personas deportistas, o por la degeneración asociada a la edad”, explica el Dr. Tejada. Para las personas que realizan deporte, el tratamiento que ofrece un “return to play (vuelta al ejercicio físico)” más rápido al nivel deportivo previo a la lesión es la extirpación parcial del menisco (meniscectomia), que permite retomar la práctica deportiva entre cuatro y seis semanas después de la intervención.

Sin embargo, los especialistas apuestan, si es posible, por realizar una sutura meniscal, una técnica menos invasiva que conserva y repara el menisco. “Se ha demostrado que las cirugías conservadoras reducen (e incluso pueden evitar) la aparición de artrosis precoz, aunque conllevan un proceso de rehabilitación más largo, en torno a las ocho semanas”, concluye el especialista.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Clínica Universidad de Navarra 2014